Manteca de karité

La manteca de karité se extrae de las semillas de una planta africana, Vitellaria Paradoxa, también conocida como Butyrospermum Parkii.

Tiene excepcionales propiedades nutritivas, hidratantes, emolientes, protectoras y regeneradoras.

Para esto se utiliza para nutrir la piel y proteger la epidermis del envejecimiento.

Gracias a la presencia de vitamina E, vitamina A y vitamina D, protege contra el daño causado por la luz solar y los agentes atmosféricos.

Precioso aliado en caso de quemaduras leves, contusiones, picaduras de insectos, irritaciones y erupciones cutáneas.

Efectivo en la piel de la cara y el cuerpo, es ampliamente utilizado en particular para mantener los labios, manos y pies nutridos e hidratados.

Excelente como mascarilla regeneradora para cabellos quebradizos y puntas abiertas.